Las cinco etapas emocionales de los retrasos en los vuelos

Si alguna vez has tenido la desafortunada experiencia de sufrir retrasos en los vuelos, seguramente estás familiarizado con la montaña rusa emocional que esto puede causar. Desde la anticipación emocionante de embarcar en tu próximo destino hasta la frustración y enojo cuando tu vuelo se retrasa una y otra vez, los retrasos en los vuelos pueden desencadenar una variedad de emociones intensas. En este artículo, exploraremos las cinco etapas emocionales comunes que experimentamos durante estos contratiempos aéreos, proporcionándote una visión fascinante de cómo nuestras emociones pueden influir en nuestras experiencias de viaje.

No hay mejor sensación que entrar al aeropuerto lleno de emoción y asombro por el viaje que le espera. El escape que estabas esperando finalmente está aquí y estás a solo dos vuelos de distancia.

Abordas el vuelo número uno y te sientas y te relajas felizmente. Después de algunos refrigerios y una siesta rápida, ya estás descendiendo y piensas: ‘¡Qué gran vuelo, uno abajo, otro para irse!’

Mientras se dirige a la puerta de conexión, se detiene para tomar una margarita rápida y ve el estado de su vuelo en el monitor: ¡RETRASO DE 6 horas! Instantáneamente, ese estado de feliz ignorancia en el que habías estado viviendo desaparece y es reemplazado por tal variedad de emociones que tu cerebro inesperado no puede procesar completamente lo que está sucediendo.

Las cinco etapas emocionales de los retrasos en los vuelos

Dependiendo de la situación específica y la duración de los retrasos, los plazos pueden variar, pero nadie está a salvo de las cinco etapas de agitación emocional que estalla al quedarse atrapado en el aeropuerto.

1. Negación

Mirando el monitor, con la boca abierta, tus ojos te dicen que estás a punto de pasar 6 horas en un pozo negro de humanos infestado de gérmenes. Tu cerebro, por otro lado, intenta instintivamente protegerte de los peligros del mundo y se niega a aceptar esta información. Estar atrapado en el aeropuerto y alterar tus planes es lo peor que podría pasar, y no es posible que esté sucediendo ahora. Lo ves, sabes que es inevitable, pero te niegas a aceptarlo y te diriges furioso a la taquilla más cercana.

2. ira

Las cinco etapas emocionales de los retrasos en los vuelosUna vez que te das cuenta de que estás destinado a vagar por las terminales durante horas interminables (potencialmente desperdiciando la mitad de tu presupuesto de vacaciones en sándwiches envueltos en saran y revistas de chismes), te indignas.

Esto es absolutamente inaceptable, ¿cómo se atreve esta aerolínea a molestarle de manera tan egoísta? Y antes de que te des cuenta, estás hablando mal de la aerolínea, los empleados, tu suegra y casi cualquier persona que te mire de manera incorrecta.

3. Negociación

Después de unos 30 minutos de odiar a todos y a todo, el cerebro se cansa (estar enojado requiere mucha energía) y necesita cambiar de marcha. La irritación se reemplaza por la desesperación y regresas al mostrador de boletos pidiendo perdón y un vuelo más temprano. ¡Algo debe estar disponible, cualquier cosa! ¡Te sentarás en el medio, al lado del baño, en la carga si es necesario, en cualquier lugar para salir del aeropuerto!

4. Depresión

Una hora más tarde, cuando ya no hay esperanza, llega la desesperación. Nada podrá salvarte de esta pesadilla. Nunca nada ha sido ni podría ser peor que esto. El aeropuerto ya no es la puerta de entrada al mejor momento de tu vida; Es una celda de prisión diseñada específicamente para tu tortura. No te queda más que hacer que buscar un rincón, ponerte los auriculares y hundirte en la autocompasión. Este día nunca terminará. Es el peor día de tu vida y bien podrías cancelar todas las vacaciones.

5. Aceptación

Aproximadamente dos horas y tres margaritas después, poco a poco empiezas a aceptar tu situación e incluso empiezas a pensar que no es tan malo. Estás tan lejos que te das cuenta de que está fuera de tu alcance, así que mejor intenta aprovecharlo al máximo. Incluso reúnes la positividad para decirte a ti mismo que has llegado a más de la mitad del camino. Las cosas siempre podrían ser peores, al menos estás en camino.Las cinco etapas emocionales de los retrasos en los vuelos

Recientemente me encontré en esta misma situación. Llevaba aproximadamente 3 horas y media de retraso y ya en la etapa cuatro cuando alguien entabló conversación conmigo. Al principio dudé en entablar conversación, pero debieron sentir mi dolor y continuaron hablando. Antes de darme cuenta, tenía un nuevo amigo que no solo vive en el mismo condado que yo, sino que también era de mi ciudad natal de St. Louis: ¡un mundo pequeño!

Fue durante esta conversación que me di cuenta de que había dejado que algo completamente fuera de mi control dictara mi actitud, ¡y bueno, ese no es mi estilo! Aquí me senté con un compañero de viaje y un nuevo amigo, y probablemente con cientos de personas más en la misma situación, y me quejé porque tuve que esperar unas horas más.

Recordando ese día, sí recuerdo las cinco etapas, pero vagamente. Lo que destaca es el humor de la situación y cómo al final todo salió bien. Pienso en las personas que conocí, que no conocería si mi vuelo llegara a tiempo. Y recuerdo que suceden cosas en la vida que no podemos controlar y, a veces, es ahí donde se crean los mejores recuerdos.

Sobre el autor: Soy Sarah y me encanta explorar nuestro planeta y aprender de sus muchas maravillas. Puedes seguir mis aventuras y conocimientos en mi blog. TheWanderessWriter.com. ¡Felices viajes y aletas arriba!

Las cinco etapas emocionales de los retrasos en los vuelos

>

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Las cinco etapas emocionales de los retrasos en los vuelos

¡Volar puede ser una experiencia emocionante y aventurera! Pero a veces los retrasos en los vuelos pueden hacer que nuestra paciencia se ponga a prueba. Aquí te presentamos las cinco etapas emocionales por las que pasamos cuando enfrentamos retrasos en los vuelos:

1. Sorpresa:

En ocasiones, los retrasos en los vuelos nos toman completamente por sorpresa. Estamos emocionados por nuestro viaje, esperando despegar a tiempo y de repente nos enteramos de que hay un retraso. Un sentimiento de incredulidad y desconcierto nos invade, nos preguntamos cómo pudo pasar esto. ¿Qué significa este retraso para nuestros planes? En estos momentos, es importante mantener la calma y recordar que los retrasos son parte del viaje.

2. Frustración:

A medida que el tiempo pasa y el retraso se prolonga, la frustración comienza a crecer. Nosotros, como pasajeros, nos sentimos impotentes y, en ocasiones, irritados por la falta de información clara sobre el motivo del retraso. Es natural sentirse frustrado, pero es esencial recordar que la seguridad es la prioridad de las aerolíneas y que a veces los retrasos son inevitables debido a problemas técnicos o condiciones climáticas adversas.

3. Resignación:

Después de un tiempo, la frustración comienza a ceder y nos resignamos al hecho de que el retraso es inevitable. Aceptamos que no podemos hacer nada para acelerar el proceso y empezamos a adaptarnos a la situación. Nos relajamos, leemos un libro o escuchamos música mientras esperamos que llegue nuestra hora de abordar.

4. Esperanza:

¡Finalmente recibimos buenas noticias! El anuncio de que el avión está listo para despegar o que el problema ha sido solucionado nos llena de esperanza. Nos sentimos emocionados de que nuestro viaje finalmente esté a punto de comenzar. Mantener la esperanza es fundamental para enfrentar los retrasos en los vuelos de manera positiva.

5. Alivio:

Después de pasar por todas las etapas emocionales anteriores, finalmente llega el alivio. Despegamos sin problemas y nos alegramos de haber superado los retrasos en los vuelos. Sentimos una sensación de tranquilidad al saber que nuestro viaje se está desarrollando según lo planeado.

En conclusión,

Los retrasos en los vuelos pueden ser frustrantes y desafiantes desde el punto de vista emocional. Sin embargo, es importante recordar que son parte de la experiencia de viajar y que, a veces, son inevitables. Mantén la calma, adapta tus planes y aprovecha el tiempo durante el retraso de manera productiva. Recuerda que al final, el objetivo es llegar a tu destino de manera segura.

Referencias:

  1. 4 emociones típicas ante un retraso de vuelo
  2. 5 etapas emocionales que sufres cuando tu vuelo se atrasa

Deja un comentario